Cebolla caramelizada

Cómo hacer cebolla caramelizada

Cebolla caramelizada sin azúcar

Cebolla caramelizada sin azúcar

Normalmente, cuando pensamos en cebolla caramelizada, solemos tener en cuenta al azúcar moreno como uno de los ingredientes indispensables para conseguirlo, pero no es necesario utilizarlo para conseguir que la cebolla se caramelice, algo estupendo para aquellas personas que no pueden o deben tomar azúcares.

La receta que os vamos a dar es de cebolla caramelizada sin azúcar, y el sabor es prácticamente el mismo.

Son muchas las personas que por una razón u otra no pueden tomar azúcar, y eso no debería ser motivo para no disfrutar de la cocina.

Para preparar esta deliciosa guarnición para tus platos necesitarás estos ingredientes:

  • 4 cebollas medianas.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Agua.

Modo de elaboración

Comenzaremos lavando y pelando la cebolla, la cortaremos en juliana no demasiado gruesa y la reservaremos. Si no la queremos en juliana podemos picarla muy fina en trozos muy pequeños, no cambiará para nada el sabor.

Echaremos un poco de aceite de oliva en una sartén y la calentaremos a fuego lento. Cuando el aceite tenga temperatura echaremos la cebolla y la iremos removiendo poco a poco para que se asiente bien y pueda ir pochándose.

Dejaremos la sartén a fuego lento para que la cebolla se vaya haciendo despacio, pero debemos removerla cada poco tiempo para evitar que la cebolla se queme. Más o menos tardará entre 25 y 30 minutos en alcanzar la textura que buscamos.

Posiblemente os estaréis preguntando cómo se puede caramelizar sin haberle echado azúcar. La razón es que los propios azúcares de la cebolla serán los encargados de que se caramelice, pero para quede mucho mejor, lo más acertado será comprar cebollas dulces, las cuales tienen un mayor índice de azúcares que harán que queden realmente deliciosas.

Para ayudar a que la cebolla pueda adquirir su caramelización podemos echar un par de cucharadas mientras se está haciendo, pero siempre removiendo para evitar que se pegue. Cuando la tengamos hecha solo tendremos que servirla de guarnición y disfrutar de su textura y sabor.

Consejos

Para picar la cebolla de manera más rápida y que no nos lloren mucho los ojos, podemos utilizar una mandolina. Tan solo tendremos que cortar las cebollas en cuartos y pasarlas por la mandolina, la prepararemos en cuestión de pocos minutos y toda la cebolla tendrá el mismo grosor.

Una de las ventajas que tiene la cebolla caramelizada es que nos e estropea rápidamente, por lo que podremos guardar la que no utilicemos y usarla otro día, solo tendremos que calentarla un poco y estará deliciosa, como si la hubiésemos hecho en el momento.