Cebolla caramelizada

Cómo hacer cebolla caramelizada

Cebolla caramelizada con queso de cabra

Cebolla caramelizada con queso de cabra

Cuando hablamos de cebolla caramelizada normalmente solemos pensar en ella sola, pero gracias a su gran versatilidad, nos encontramos con infinidad de propuestas diferentes en las que puede ser uno de los ingredientes estrella.

Si quieres sorprender a los tuyos con unos canapés que les resultarán deliciosos, te vamos a echar una mano compartiendo contigo la receta de la cebolla caramelizada con queso de cabra. ¡Se chuparán los dedos!

Para su elaboración necesitaréis:

  • 3 cebollas grandes.
  • Un rulo de queso de cabra.
  • 50 gramos de azúcar moreno.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Vinagre de vino.

Modo de elaboración

Lavaremos la cebolla, la pelaremos y la cortaremos en juliana, no demasiado gruesa. Cuando esté preparada calentaremos una sartén amplia con un poco de aceite de oliva en el fondo y la salteamos poco a poco hasta que se comience a pochar.

En el momento que comience a quedarse transparente añadiremos el azúcar espolvoreándola por encima de la cebolla y la removeremos bien.

Dejaremos que se haga a fuego lento y veremos cómo poco a poco la cebolla irá adquiriendo un color dorado muy apetecible.

Mientras se sigue haciendo podremos preparar el rulo de queso de cabra y tendremos que cortarlo en medallones de un centímetro de grosor.

Cortaremos unas rebanadas de pan y les echaremos un poco de aceite por encima, pondremos el medallón de queso de cabra y sobre éste una cucharada de la cebolla ya caramelizada.

Consejos

Si las cebollas que hemos comprado son demasiado duras, tardarán más en hacerse, para lo que podremos utilizar un pequeño truco que acelerará el proceso de caramelizado. Consiste en echarle un poco de bicarbonato, lo que hace que acelere el proceso de salida de los jugos de la cebolla, aunque esto da un sabor un poco diferente al producto final.

Debemos tener mucho cuidado con el azúcar de que no se queme, porque lo que conseguiremos será aportar a la cebolla un sabor amargo que no resultará nada agradable.

Si se hace una gran cantidad de cebolla caramelizada, no la debemos tirar, al contrario; solo tenemos que esperar a que se enfríe y guardarla en un bote de conserva en el frigorífico, así la tendremos lista para consumir cuando queramos, solo tendremos que calentarla.

Para cortar el queso de cabra sin que se nos quede pegado y haga que el medallón pueda partirse, podemos poner un poco de aceite por ambos lados del filo del cuchillo y será mucho más fácil.