Cebolla caramelizada

Cómo hacer cebolla caramelizada

Cebolla caramelizada con cerveza

Cebolla caramelizada con cerveza

Existen infinidad de formas de preparar una guarnición tan deliciosa como es la cebolla caramelizada y también hay tantos ingredientes con la que hacerlas que nos resultará impresionante la cantidad de sabores que pueden conseguirse solo con la base de la cebolla.

En esta entrada queremos compartir con todos vosotros una forma diferente de preparar la cebolla caramelizada, para que podáis disfrutar de un sabor alternativo al clásico, pero muy original. Cebolla caramelizada a la cerveza. ¿Qué os parece?

Ingredientes

  • 6 cebollas medianas (preferiblemente dulces)
  • 100 gramos de azúcar moreno.
  • 100 centilitros de cerveza.
  • Dos cucharadas de mantequilla.
  • Sal (al gusto)

Modo de elaboración

Comenzaremos pelando las cebollas y las cortaremos en juliana, que sea fina.

Por otro lado pondremos una sartén a calentar y echaremos la mantequilla y cuando esté derretida incorporaremos la cebolla y un poco de sal para que se vaya pochando poco a poco. La dejaremos a fuego medio y removiendo de vez en cuando para que se vaya dorando por todos lados.

Después de unos minutos, cuando esté volviéndose transparente echaremos el azúcar en la sartén y dejaremos que se vaya haciendo, procurando ir removiéndola despacio para que se vaya caramelizando.

Agregaremos la cerveza junto a la cebolla y seguiremos dejándola a fuego lento hasta que la cerveza acabe consumiéndose del todo y la mezcla tenga una textura ciertamente consistente.

Llegado a este momento ya la tendremos lista para servir para guarnicionar un gran número de platos diferentes, desde puré de patata, carnes, pescados o para preparar unos entremeses entre muchas otras alternativas.

Consejos

Podemos utilizar una cerveza lager, es decir, una rubia y ligera, pero si queremos aportarle un plus más de sabor, podemos cambiar la cerveza y utilizar cerveza tostada, negra o incuso una doble malta, lo que hará que su sabor sea más fuerte, por lo que será estupenda para acompañar platos de carne, de caza por ejemplo.

Si las cebollas que hemos comprado son duras, tardarán más en hacerse, por lo que para hacer que los jugos de la cebolla salgan más rápido podemos echarle un poco de bicarbonato sódico, pero no demasiado, porque al final podremos llegar a cambiar el sabor y eso no es lo que queremos.

Aunque podemos meterla en el frigorífico y nos durará bastantes días, no es recomendable meterla en el congelador porque se puede formar escarcha y hacer perder las características y propiedades de la cebolla.