Cebolla caramelizada

Cómo hacer cebolla caramelizada

Caramelizar cebolla en el horno

Caramelizar cebolla en el horno

La cebolla caramelizada es una guarnición muy sencilla de hacer y existen muchas formas de elaborarla. Se puede hacer con la Thermomix, en una sartén, sin azúcar, etc.

En esta ocasión vamos a enseñaros cómo hacer cebolla caramelizada al horno, una forma más de prepararla y con la que se consiguen excelentes resultados en muy poco tiempo y por muy poco trabajo.

Seguro que cuando aprendáis a hacerla, veáis lo sencilla que es y lo deliciosa que está, no dudaréis en hacerla siempre.

Para la elaboración de una buena cantidad de cebolla caramelizada necesitaréis los siguientes ingredientes:

  • 2 cebollas grandes.
  • Un vaso pequeño de vino blanco seco (de cocina)
  • 100 gramos de azúcar moreno.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Modo de elaboración

Comenzaremos precalentando el horno a 180 grados y mientras alcanza esa temperatura lavaremos y pelaremos la cebolla. Con un cuchillo o una mandolina la picaremos en juliana, en tiras bastante finas, aunque también pueden preparase en trozos pequeños, a nuestro gusto.

Prepararemos un recipiente apto para el horno, lo llenaremos de agua, lo taparemos y lo meteremos durante unos 10 minutos aproximadamente.

Después le echaremos un chorreón de aceite de oliva y echaremos las cebollas que teníamos troceadas y reservadas. Volvemos a tapar el recipiente y volveremos a meterlo en el horno durante otros 10 minutos.

Cada poco tendremos que ir removiéndolas y cuando pase el tiempo echaremos el azúcar y el vaso pequeño de vino. Volveremos a tapar el recipiente y meteremos de nuevo otros 10 minutos poco más o menos, procurando levantar la tapa para que el alcohol se pueda evaporar sin problema.

Después de ese tiempo podremos destapar con cuidado el recipiente y lo dejaremos sin la tapa dentro del horno para que la cebolla acabe de hacerse y pueda evaporar el líquido que haya podido quedar en el recipiente.

Ahora ya solo queda sacar el recipiente del horno, sacar la cebolla del mismo y servirla como guarnición del plato que hayamos elegido.

Consejos

La cebolla puede adquirir un buen sabor y una mejor caramelización si al comprarla la elegimos dulce, de esta forma conseguiremos que salga realmente deliciosa, y mucho más si el azúcar es moreno.

Podemos hacer tanta cantidad como queramos, una vez fría podemos meterla en un recipiente y dejarlo en el frigorífico, aguanta bastante y siempre tendremos esta guarnición lista para ser consumida, tan solo tenemos que calentarla, así de fácil.